“La banda de los musulmanes”, de Chester Himes, por Sergio Torrijos Martínez

Sergio Torrijos Martínez

En el primer capítulo se produce una bronca en un bar que termina con una amputación y una mala cuchillada. En el segundo la policía dispara desde su propio vehículo para abrirse paso. En el tercero… Lo deben averiguar ustedes, pero puedo garantizar que la acción y la intensidad no disminuyen. Cosas de las novelas clásicas de género.

Quien no conozca a Chester Himes es un buen momento, ¡cualquiera lo sería!, para acercarse a este pedazo de escritor; y quien ya haya tenido contacto con él, seguro que con un grato recuerdo, tampoco sería descabellado acercarse a semejante animal literario y probar un poquito de su arte, porque parece mentira pero lo que esconde esta escueta novela es arte, del negro pero arte, y lo de negro va en el más amplio sentido de la palabra.

La novela fue publicada originalmente en 1959, aunque esta edición fue revisada por Lesley Himes en 1987, actualizando y renovando algunos aspectos. De aquella primera edición y su fecha de publicación sorprende y mucho la violencia, la brutalidad y también ese toque bestia de la novela negra “original” americana. De esas primigenias novelas extraemos una multitud de ideas y también de formas, que en aquellos tiempos fueron novedosas y sorprende y mucho la blandura de las novelas actuales, que comparadas con las originales no se acercan ni a una mísera réplica. Aquí Himes se interna en el Harlem más negro, más brutal, más salvaje, más depauperado, aquel Harlem mítico que nos abría un mundo de posibilidades criminales sin parangón, un barrio apocalíptico, que nos mostraba lo que eran las grandes ciudades americanas, donde se combinaba la riqueza con la miseria más absoluta. Un entorno salvaje y que cómo no, contaba con sus policías, igual o más salvajes que los delincuentes. De esos trata esta novela, donde existen momentos en los que provocan más miedo los policías que los delincuentes. Cosas de Himes.

Es un auténtico placer volver a leer a semejante escritor y tengo que agradecerle el buen gusto a la editorial, la mítica Akal, que ha vuelto a reeditar en formato corto títulos de imprescindible lectura. Una lectura que debería acometer todo aquel amante del género policíaco y en especial aquellos que ahora escriben sin tener unas referencias claras: seguro que les sorprendería, y más, asombraría saber que aquel barrio existió, con las condiciones que narra Chester Himes y que resulta un espectáculo de tal calibre que resulta difícil pasar por alto.

Del escritor americano, de azarosa vida, se puede hablar largo y tendido, era hombre de profundas convicciones, tales que le obligaron a autoexiliarse terminando sus días en nuestro país. Siempre tuvo una conciencia muy clara sobre la sociedad americana, una sociedad que estigmatizaba por el color de la piel, y ese elemento siempre sobrevuela sus novelas y ésta no iba a ser menos. Fue un avanzado en cuanto a su idea de lo que debería ofrecer la novela policíaca y también a la hora de presentar un par de detectives de policía de color en un entorno que recelaba de ellos al mismo tiempo que les consideraba imprescindibles. Una dualidad que era parte de la sociedad norteamericana que tanbien relata este autor.

 
La banda de los musulmanes
Chester Himes
Akal

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 657 seguidores

%d personas les gusta esto: