“El invierno de Frankie Machine”, de Don Winslow, por Sergio Torrijos Martínez

Sergio Torrijos Martínez

Don Winslow ha estado timorato en esta novela, más de lo acostumbrado, serán precisas diez páginas para que la historia nos enganche. A partir de ahí se lee de una sentada.

El autor, ya de culto tras El poder del perro, nos traslada a la costa oeste de Estados Unidos y más concretamente a San Diego y luego nos lanzará como un boomerang toda la historia de la mafia americana de los últimos cuarenta años.

Es curioso que apenas necesite cuatrocientas páginas para describirnos un mundo semejante, lleno de tipos duros, chanchullos, negocios, que en el mejor de los casos tendrían quince años a la sombra, y sobre todo intereses. Intereses de todo tipo que se mezclan sin cesar con dinero ilícito.

“Así que el gobierno quiere aplastar el crimen organizado. Es tronchante. ¡Si el crimen organizado es el propio gobierno! La única diferencia entre ellos y nosotros es que ellos son más organizados.” Pag. 404.

La historia del crimen organizado se narra a través del personaje principal, un tipo entrañable y peligroso, padre y asesino, mafioso y honrado, un hombre un tanto dual, como la vida misma.

Winslow bosqueja al personaje en menos de medio párrafo, sirva como ejemplo:

“- Hacer el amor es como preparar una buena ensalada –le dijo una noche en la cama, después de la “refriega”.

  • No sigas, Frank, mientras estás a tiempo –le dijo ella.

No le hizo caso.

  • Tienes que tomarte tu tiempo, usar la cantidad exacta de las especias adecuadas, saborearlas una a una y después, poco a poco, ir subiendo el fuego hasta que la salsa entra en ebullición.

“Lo que tiene de especial Frank Machianno –pensó ella, acostada a su lado- es que acaba de comparar tu cuerpo con una boloñesa y no le echas a patadas de la cama.” Pag. 11.

Al personaje principal se le suman una buena cantidad de secundarios, a cual mejor, porque otra cosa no, pero el autor dibuja los personajes de manera tan gráfica y real que apenas necesita un par de frases para dejarnos la idea de quien habla. Es esa capacidad del autor la que nos muestra una novela plagada de secundarios que hacen avanzar la trama a una velocidad atroz. Los hechos son continuos, no hay una triste pausa, además el autor se apoya magistralmente en la cortedad de los capítulos para hacer aún más vívida, sí cabe, la historia.

La historia del crimen organizado no tiene desperdicio, el autor nos va mostrando partes y el resto lo completamos sobradamente, no necesita contar la historia de cabo a rabo, lo cual es una de los grandes aciertos de la novela.

Si alguien tenía una idea de la mafia, más cercana a Puzzo, Winslow se dedica a sacarnos del error. La mafia está tan perfectamente dibujada en este libro que deja en mal lugar al autor del Padrino, aquí los personajes son de carne y hueso, sudan, sangran, mueren y lo hacen de manera tan gráfica y real que no deja lugar a dudas.

“Es lo que ocurre con esta vida que llevamos, que poco a poco te lo va quitando todo y te deja sin nada. Tu casa. Tu trabajo. Tu familia. Tus amigos. Tu confianza. Tu amor. Tu vida. Aunque, a estas alturas, ya ni siquiera quieres seguir viviendo.” Pag. 347.

El conjunto es una novela fantástica, llena de escenas memorables y de acción continua.

Ni una sola de las páginas que contiene tiene desperdicio, es un relato tan bien hilvanado que asombra la sencillez que posee.

En resumen todo un acierto editorial y un autor de culto que nos provocará hondas horas de placer.

El invierno de Frankie Machine
Don Winslow
Trad.: Alejandra Devoto
Martínez Roca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s